Los Grupos Celulares
Los grupos celulares o Grupos  Bendición y Crecimiento, así llamados en nuestra iglesia, fueron creados para extender el reino de Dios por medio de la bendición y el crecimiento. Dentro de esta declaración general se encierra la visión de estos grupos celulares, que consta de tres partes: Cada célula y cada uno de sus participantes debe:  

1. Crecer en la comunión con Dios.

En primer lugar, descubriendo el pensamiento de Dios por medio de un estudio bíblico inductivo, donde todos pueden responder a las preguntas, investigar y descubrir por sí mismos las grandes verdades de la teología, la eclesiología, arqueología, geografía e historia bíblica.

En segundo lugar, cada uno puede crecer en la comunión con Dios por medio de la oración en grupo, donde todos son aceptados y estimulados a seguir avanzando paso a paso.

En tercer lugar, para fortalecer este crecimiento, cada persona que ingresa a un grupo debe ser guiada por medio de un tutor a completar dos cursos de discipulado que son esenciales para el desarrollo personal: El primero es: “Los Primeros Pasos de la Vida Cristiana” y el segundo “Didáktikos”.

2. Crecer en la comunión los unos con los otros.

La comunión y el compañerismo con otros creyentes es vital no solo para nuestro crecimiento sino para nuestra salvación. Porque la Palabra de Dios dice “Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida” ¿cómo lo sabemos? “en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte.” (1 Juan 3:14) Así de simple.

La visión que Dios nos ha dado en este sentido es que debemos tener, no solo comunión (o amor) los unos con los otros, sino que debemos crecer en esta comunión.
Para crecer en la comunión los unos con los otros, uno debe asistir a todas las reuniones de su célula y las reuniones de la iglesia. La vida cristiana no es para solitarios, es para convivir en familia.

Cuando uno crece en la comunión con otros se hace más comprensivo y misericordioso y no condena con facilidad. Aprende a callar y a escuchar con interés.

3. Crecer en número y multiplicarse en otro grupo.

Este objetivo debe convertirse en un estilo de vida de cada Célula de bendición y crecimiento, hasta alcanzar con el evangelio de Cristo al barrio, la ciudad, la provincia, el país y las naciones del mundo. Porque este crecimiento permite el avance del Reino de Dios para transformar, no solo a las personas, sino también a toda la sociedad por medio del poder del evangelio de Jesucristo.


     


Homepage
Templo
Grupos celulares
Material
Oración
Links de interés
Iglesias
Archivo de Noticias
Agenda de la Iglesia
 

 

Copyright © 2012 Pueblo Nuevo Bautista Todos los derechos reservados. Phohibida su reproducción total o parcial.